default logo

Hatun Tinkuy: un proyecto que siempre estuvo ahí, en la sierra peruana


Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © Nicolás Valencia

Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © Nicolás Valencia

Es otra noche helada en Chucuito, y en el restorán donde cenamos todos los participantes del XV TSL Puno, Jhony Chaves —más conocido como “El Gato”— nos cuenta historias sobre lugares imposibles, como Cerro de Pasco, un asentamiento minero peruano aún más alto, helado y crudo que Chucuito. Luego recuerda un pueblo perdido en la selva peruana al que solo se llega en barco y donde los zancudos parecen pájaros. Y después saltará a describir pueblos serranos que se inundan y se congelan casi todo el año, y luego el clima da algunos meses de descanso a las familias que viven ahí simplemente en casas hechas de barro.

Mientras el Gato avanza en su inventario de pueblos peruanos, es inevitable pensar en el realismo mágico de Macondo. ¿Es todo esto real? Sí, calza perfectamente que además se trate de un concepto acuñado décadas atrás, antes de García Márquez, por un europeo, para quien la naturaleza de su continente ha sido totalmente domesticada. Claro, Latinoamérica sigue siendo un paisaje y nuestra gran victoria es que logramos vivir en ella, a pesar de la naturaleza y sus desastres naturales. Así que los pueblos que evoca el Gato generan cierto confort en la mesa que compartimos, mientras el frío y la altura nos intentan jugar una mala pasada. “Podría ser peor”, pensamos antes de cucharear la sopa que humea frente a nosotros.

Entonces, ¿cómo podemos intervenir y plantear espacio público en asentamientos rurales y predominantemente aimaras como Chucuito, donde la naturaleza nos recuerda constantemente que es el gran protagonista?


Vista al lago Titicaca desde el mirador de San Bartolomé, a 3 kilómetros de Chucuito. Image © ENSUSITIO

Vista al lago Titicaca desde el mirador de San Bartolomé, a 3 kilómetros de Chucuito. Image © ENSUSITIO

Jhony Chaves junto al ecuatoriano Enrique Villacís (cofundador de ENSUSITIO) tuvieron que lidiar en el XV TSL Puno con ese mismo dilema en el espacio asignado a su equipo, el Taller Serpiente. Eso sí, se trataba de un sitio alejado del centro histórico de Chucuito y totalmente irrelevante ante la majestuosidad del lago Titicaca y la sierra peruana. “Con un entorno tan mágico, en este espacio no había magia”, explicó Villacís hace un tiempo atrás.

Lo que inicialmente pareció un obstáculo, tras los primeros días de trabajo se convirtió en una ventaja para el Taller Serpiente. Así nació Hatun Tinkuy, una intervención paisajística “tan sutil que pareciera que siempre estuvo ahí”, inspirada en la cosmovisión y mitología de la comunidad aimara. “Siempre tuvimos la duda sobre si llevamos magia al lugar o solamente fue un acto de charlatanería”, confiesa Villacís.

Memoria oficial: Caminamos a un lugar rodeado de magia —los Apus (montes sagrados), el lago Titicaca, los astros y su injerencia en toda la vida de la ruralidad agraria— pero nos encontramos con un terreno carente de genio. El proceso de análisis y búsqueda nos lleva a decidir llevar encanto a este lugar física y simbólicamente vacío.

Nuestra intervención no podía ser de gran escala, sino ser tan sutil que pareciera que siempre estuvo ahí, así como el lago y los montes. Entonces tomamos la ruina como referente: cualquier cosa que se diseñe y construya debería ser un lugar que siempre estuvo ahí, que el tiempo le pase; y si debe desvanecerse, que lo haga sin dejar rastro.


Construcción de Hatun Tinkuy en las afueras del centro histórico de Chucuito. Image © ENSUSITIO

Construcción de Hatun Tinkuy en las afueras del centro histórico de Chucuito. Image © ENSUSITIO

La magia se la trajo por los astros y los recorridos naturales de la gente en el espacio, orientando un murete de piedra que coincidía con el eje norte-sur. Por otro lado se “bajó” al terreno la Cruz del Sur, constelación muy referenciada por los lugareños al momento de orientarse y planificar los ciclos agrarios, a través de una maniobra: montículos de tierra cubiertos con césped.

Así con estos dos elementos sencillos —muros de piedra con tecnología local junto a lomas y oquedades de césped— se logró una ocupación coherente y no conductiva del lugar, aplicando también una base geométrica y de proporciones rigurosas. Las lomas y las fuerte terminaron siendo lo que las personas sentían que deben ser: lugares de reunión y permanecía, escenarios, auditorios, asientos, camineras, espacios infantiles, escondites, fuertes, barreras, etcétera.


Construcción de Hatun Tinkuy en las afueras del centro histórico de Chucuito. Image © Nicolás Valencia

Construcción de Hatun Tinkuy en las afueras del centro histórico de Chucuito. Image © Nicolás Valencia

Sin embargo, además de estas acciones debíamos crear esta historia con las personas de Chucuito, pueblo más cercano a la intervención, entonces hicimos uso del “falso histórico”. Colaborando con Jhony Chaves —Gato— nos enteramos de una historia mitológica en donde la Virgen de Copacabana aplastó a una gran serpiente que destruiría los pueblos aledaños al lago Titicaca, así que el aporte de los estudiantes fue narrar que una de sus crías encalló en nuestro terreno y sus huevos fosilizados (lomas de césped) y su espinazo fosilizado (pequeño juego construido con unos arcos de futbol encontrados en el lugar y sin uso aún) eran visibles en el lugar.


Jhony Chaves en la construcción de Hatun Tinkuy en las afueras del centro histórico de Chucuito. Image © Nicolás Valencia

Jhony Chaves en la construcción de Hatun Tinkuy en las afueras del centro histórico de Chucuito. Image © Nicolás Valencia

Todo el proceso tuvo mucha delicadeza con el lugar e incluyó sus propios sistemas de pertenencia, tal como los rituales locales de comienzo de obra, primera piedra y fin de obra. Siempre tuvimos la duda sobre si en realidad llevamos magia al lugar o si solamente fue un acto de charlatanería: el día de mayor crisis, llovió, escampó, salió el sol mientras llovía y apareció un gran arcoíris doble enmarcando justamente nuestro terreno. Un día anterior amenazaba llover y siguiendo una tradición local, una persona nacida en mes seco sopló la lluvia que durante el taller no nos visitó más. El día de entrega tras  finalizar las palabras de nuestro padrino, Nicolás Valencia, nos acompañaba al oeste una luna roja gigante.


Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © ENSUSITIO

Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © ENSUSITIO

Finalmente, cuando ya terminamos la obra y conversábamos sobre la apropiación local —sinceramente un poco desanimados porque la verdad nunca vimos más que un par de niños y un par de transeúntes por el terreno—, se dio una ocupación inesperada: los danzantes que estaban camino a un concurso de baile en un estadio cercano pararon en nuestro terreno a practicar sus danzas, usando los senderos, lomas y oquedades como elementos que siempre estuvieron ahí en sus recorridos. Los niños corrían entre ellos y entre el espinazo de la serpiente, nosotros solo observamos con la boca abierta.

Magia o no magia, cada uno lo podrá valorar.


Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © ENSUSITIO

Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © ENSUSITIO

Talleristas: Enrique Villacís (ENSUSITIO, Ecuador), Jhony Chaves (Perú)
Tutores Junior: José Torrico, Dante García, Kevin Guerrero
Protocolo: Christian Huamaní
Equipo de trabajo: Matías Barros, Belén Ochoa, Carla Flores, Sarah Badani, Sergio Pinto, Mayllurine González, Andrei Vásquez, Alejandro Alcázar, María Elena Salas, Pablo Quizhpe, Deicy Lucero, Tania Guzmán, Rosa Pintado, Matías Carrasco, Pia Rabascall, Nestor Mendoza, Sebastián Brito, Erick García, Karol Ocariz, Mitzi Ortiz, Arnoldo Martínez, José Hernández, Patzy García, Paola Barradas, Weili Siu, Iván Otero, Jonathan Batista, Alcibiades Diaz, Isabel Saavedra, Kiamelys Rivera, Mariadny Guerra, Mireya Urday, Javier Correa, Dalma Fernández, Fernando Cárdenas, Manuel Ramírez, Geraldine  Sedano, Luciana Ríos, Gabriel Pastor, María Aguilar, Allison Navarrete, Herzeleide Apaza, Mónica Rojas, José Núñez, Hadir Pahuara, Crystala Vargas, Gustavo Pineda, Michel Cabrera, Luis Chahuares, Ramiro Díaz, Luczeida Matos, Kimberly Galán, Alneris Lugo, Shao Ng, Milainy Concepción, Anna Kulik, Isabella Tania.
Esquemas: ENSUSITIO (Lorena Rodríguez, Cynthia Ayarza, Enrique Villacís)


Inesperada inauguración de Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © Nicolás Valencia

Inesperada inauguración de Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © Nicolás Valencia

Inesperada inauguración de Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © Nicolás Valencia

Inesperada inauguración de Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © Nicolás Valencia

Inesperada inauguración de Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © Nicolás Valencia

Inesperada inauguración de Hatun Tinkuy / ENSUSITIO + Jhony Chaves. Image © Nicolás Valencia

Deja un mensaje

*