Bodega de vino Gai-Kodzor / Kleinewelt Architekten

© Ilya Ivanov © Ilya Ivanov
  • Arquitectos: Kleinewelt Architekten
  • Ubicación: Yuzhnaya Ulitsa, Gaikodzor, Krasnodarskiy kray, Rusia
  • Arquitectos A Cargo: Nikolai Pereslegin, Sergei Pereslegin, Georgy Trofimov (architects, partners of Kleinewelt Architekten); Maria Zubkova; Oksana Novoskoltseva; Ksenia Vorobyeva
  • Área: 1.500 m²
  • Año Proyecto: 2017
  • Fotografías: Ilya Ivanov
© Ilya Ivanov © Ilya Ivanov

Descripción por los arquitectos. La Bodega Gai-Kodzor ubicada en Krasnodarsky Krai, Rusia, ha sido finalizada. El diseñador general del edificio es la oficina de arquitectura Kleinewelt Architekten. Los 1.500 metros cuadrados del complejo multifuncional se encuentran a medio camino entre Anapa y Novorossiysk, el lugar más soleado de Rusia, a solo 5 kilómetros del mar. Además de ser una instalación de producción, el proyecto combina funciones de museos, educación, hospitalidad y entretenimiento. El proyecto es verdaderamente innovador. Los tradicionales productores de vino en España, Francia e Italia han utilizado la arquitectura moderna como un atractivo.

© Ilya Ivanov © Ilya Ivanov

La construcción de este tipo de edificios atrajo a Frank Gehry. Norman Foster, Santiago Calatrava, Renzo Piano, Richard Rogers, Christian de Portzamparc y los ganadores actuales del premio de arquitectura más prestigioso, el premio Pritzker, RCR Architects.

Cabe señalar que, a excepción de algunos casos excepcionales, la arquitectura de las bodegas "estrella" no tienden a promocionarse, sino que se esfuerza por resaltar el paisaje circundante de los viñedos y las prácticas de producción locales. A medida que la construcción avanza, la bodega se complementará con un museo, mini-hoteles y cubiertas de observación.

El equipo de Kleinewelt Architekten ha decidido adoptar todas las funciones típicas de una instalación pública. "El vino Gai-Kodzor se sirve en cualquier restaurante vecino, por lo que era necesario tener una idea que atrajera a los visitantes", dice Nikolai Pereslegin. "No es solo una bodega, debería ser un centro cultural con una sala de conferencias, cafetería, plataforma de observación y, prospectivamente, un pequeño hotel. Este enfoque versátil es inusual en Europa, por no hablar de Rusia".

© Ilya Ivanov © Ilya Ivanov

Al mismo tiempo, de acuerdo con las mejores tradiciones europeas, la bodega está integrada en el entorno natural. "Por supuesto, una de las principales tareas fue retener el magnífico relieve que geológicamente se había formado aquí", comenta Georgy Trofimov, "El medio ambiente requiere tanta atención como la ciudad. A veces incluso más". Por lo tanto, la bodega proporciona una especie de "marco" para el entorno: las columnas y las estructuras "arreglan" ciertas vistas de aspecto, al igual que el lente de una cámara. Como resultado, los pabellones en la cima inevitablemente llaman la atención, mientras se disuelven suavemente en el aire del paisaje casi toscano, besados ​​por el sol y semitransparentes. Esto es aún más sorprendente si se tiene en cuenta que los autores han realizado su sueño de construir una estructura donde el concreto expuesto se utiliza como material de acabado y de carga. ¡El edificio resultante es "verde" en todos los sentidos!

© Ilya Ivanov © Ilya Ivanov

Además de estar en armonía con el paisaje circundante, el complejo tiene un oasis en su centro, pues se compone de raras especies de flora que han proporcionado la base de las decoraciones ornamentales utilizadas para crear sombra en su interior, según explica Nikolai:

Las uvas disfrutan de favorables condiciones en Gai-Kodzor, pues en la localidad existen plantas plantas de otro tipo pero en menor cantidad (...) Escaneamos las flores del sitio e integramos sus patrones en los revestimientos de acero corten. Los patrones ornamentales se proyectarán a las paredes del pabellón. Según la geografía de nuestro país, Gai-Kodzor es el lugar que tiene la temporada más larga de sol, así que decidimos usar sombras en el interior".

© Ilya Ivanov © Ilya Ivanov
© Ilya Ivanov © Ilya Ivanov

El diseño de la bodega cumple con todos los requisitos actuales de una arquitectura sostenible y respetuosa con el medio ambiente: los generadores eólicos, las baterías solares y otras tecnologías ayudan a ahorrar electricidad. El nuevo edificio es una especie de "museo" de tecnologías innovadoras y tradicionales. Cada habitación está dedicada a un tipo diferente de vino. "Al moverse por la bodega, uno puede ver todo el proceso de producción", promete Sergei Pereslegin. "El edificio ya tiene el equipo de procesamiento instalado y se ve absolutamente fantástico".

© Ilya Ivanov © Ilya Ivanov

Deja un mensaje

*

captcha *