¿Podría el corcho ser la respuesta de la naturaleza a nuestras necesidades medioambientales y de construcción?

© Wai Ming Ng © Wai Ming Ng

Desconocido para muchos, el corcho es algo así como un caballo oscuro en lo que respecta al medio ambiente: un modelo de industria sostenible y material de construcción. Por su propia naturaleza, el corcho es reciclable y renovable, ya que es el único árbol que regenera su corteza, mientras que la cosecha de esa corteza no hace daño al árbol.

El Corcho ha estado infiltrándose en nuestros edificios durante muchos años; debido a sus propiedades resistentes, se puede encontrar, por ejemplo, en el suelo de tablero de ajedrez de la Biblioteca del Congreso. Incluso la NASA ha sido prudente con el peso liviano y la capacidad de aislamiento del corcho, usándolo como aislante para sus transbordadores espaciales.

<a href='https://www.flickr.com/photos/nh53/5873034272'>Flickr user NH53</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/'>CC BY 2.0</a> <a href='https://www.flickr.com/photos/nh53/5873034272'>Flickr user NH53</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/'>CC BY 2.0</a>

Recientemente, hemos visto una creciente curiosidad sobre el corcho como un material de revestimiento externo para los edificios. A pesar de lo que muchos asumen, el corcho es extremadamente resistente al agua (¿por qué otra razón podemos confiar en él como un tapón para nuestro preciado vino?), resistente a la abrasión, retardante de fuego y un aislante acústico. También tiene cualidades estéticas deseables, dando a los edificios tonos terrosos moteados y patrones naturales.

Portugal es el mayor productor de corcho del mundo; es aquí donde el material comienza su vida como la corteza de alcornoque en grandes bosques agrícolas llamados dehesa. El proceso por el cual se maneja el corcho no puede ser más sostenible: se cosecha quitando la capa exterior de la piel del árbol con un hacha pequeña, que luego vuelve a crecer a tiempo para la próxima cosecha. En la fábrica, el corcho se tritura y se comprime a altas temperaturas, lo que hace que se expanda y la savia se derrita para formar un pegamento que lo une todo. Una vez que se haya enfriado, se puede cortar a medida listo para colocarse como revestimiento. Ninguna de la corteza cosechada se desperdicia en el proceso aparte del polvo producido en el camino. Y eso es todo, ¡sin ingredientes añadidos!.

 <a href='https://www.flickr.com/photos/pollobarca/7931491464'>Flickr user pollobarca</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/'>CC BY-SA 2.0</a> <a href='https://www.flickr.com/photos/pollobarca/7931491464'>Flickr user pollobarca</a> licensed under <a href='https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/'>CC BY-SA 2.0</a>

En Portugal, las reglamentaciones para la industria del corcho son extremadamente estrictas, lo que garantiza una producción sostenible, y los trabajadores capacitados reciben un salario digno. Por ley, los alcornoques no se pueden cosechar hasta que el árbol tenga al menos 25 años e incluso entonces, solo puede ocurrir cada 9 años. Los árboles tampoco requieren pesticidas, irrigación o poda. Los árboles desnudos absorben grandes cantidades de dióxido de carbono y liberan más oxígeno, por lo que las dehesas de Portugal a menudo se conocen como los "pulmones" del medio ambiente. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, también juegan un papel importante en la protección de la biodiversidad en el bosque:

Los bosques de alcornoque soportan uno de los niveles más altos de biodiversidad entre los hábitats forestales, así como la mayor diversidad de plantas que se encuentran en cualquier parte del mundo.
- Fondo Mundial para la Naturaleza

Un aumento en la demanda de corcho beneficiaría al medio ambiente, ya que la industria necesitaría plantar más árboles que estimulen a estos hábitats a crecer y consumir más dióxido de carbono.

La adaptabilidad del corcho como material ha significado que muchos edificios estén empezando a usarlo para usos externos e internos. Cuando se usa internamente, en el caso de la Clínica del corazón de Dost, el corcho regula la humedad, absorbe los olores y proporciona una reverberación de sonido cómoda, perfecta para un entorno clínico que se beneficia estéticamente de una atmósfera cálida y orgánica. Como revestimiento, el corcho impermeable protege el edificio contra los elementos para un material significativamente negativo en carbono.

A continuación hay 14 ejemplos para ofrecer inspiración sobre cómo se puede integrar el corcho en un edificio:

Cork Study / Surman Weston

© Wai Ming Ng © Wai Ming Ng

Casa Bonjardim / ATKA arquitectos

Courtesy of ATKA arquitectos Courtesy of ATKA arquitectos

Redshank / Lisa Shell Architects Ltd + Marcus Taylor

© Hélène Binet © Hélène Binet

Villa Extramuros / Vora Arquitectura

© Adrià Goula © Adrià Goula

Herzpraxis Zürich-Höngg Clinic / Dost Innenarchitektur

© Andrin Winteler, Burobureau © Andrin Winteler, Burobureau

HIGO / Na Nakayama Architects

© Ken Goshima © Ken Goshima

Casa Corcho / Arquitectos Anonimos + Paulo Teodósio

© Ivo Canelas © Ivo Canelas

Serpentine Gallery Pavilion 2012 / Herzog de Meuron

© Julien Lanoo © Julien Lanoo

Bodegas Logowines / PMC Arquitectos

© Joao Morgado © Joao Morgado

Ecorck Hotel / José Carlos Cruz

© Fernando Guerra I FG+SG © Fernando Guerra I FG+SG

Unit 3 Studio / Selencky Parsons

Courtesy of Selencky Parsons Courtesy of Selencky Parsons

Casa de Corcho en la Colina / Contaminar Arquitectos

© FG+SG - Fernando Guerra + Sergio Guerra © FG+SG - Fernando Guerra + Sergio Guerra

Pabellón abovedado de corcho / Pedro de Azambuja Varela + Maria João de Oliveira + Emmanuel Novo

© Joao Morgado © Joao Morgado

Casa NH  / Marc Rifà-Rovira

© Jaume Prat © Jaume Prat

Deja un mensaje

*

captcha *